La obesidad está considerada como un importante factor de riesgo cardiovascular (FRCV). Tiene importantes implicaciones tanto en morbilidad como en mortalidad. La relación que existe entre obesidad y cardiopatía es difícil de esclarecer, debido a que la obesidad no solamente afecta de forma directa al corazón, sino que, además, se asocia con varios factores de riesgo cardiovasculares (FRCV). Si tenemos en cuenta que el sobrepeso y la obesidad son problemas cuya prevalencia está aumentando considerablemente en todo el mundo, debemos ser conscientes de la necesidad de comprender cómo ambas entidades deterioran la calidad de vida y la esperanza de vida.

Miocardiopatía de la obesidad

La denominada miocardiopatía de la obesidad es una entidad que podemos decir que aún no es bien conocida, pero que está presente en muchas personas con sobrepeso y obesidad. El exceso de peso produce diferentes efectos en la hemodinámica y en la estructura y función de los diferentes componentes del aparato cardiovascular. Su existencia implica un incremento del volumen total de sangre, del gasto cardíaco y del trabajo cardíaco. Incluso en adolescentes sin otros factores de riesgo asociados se ha podido observar la existencia de alteraciones en la mecánica ventricular.

El sobrepeso como factor de riesgo

El exceso de peso es actualmente considerado como el factor de riesgo cardiovascular (FRCV) más prevalente en personas con cardiopatía isquémica. Está asociado a una reducción de la calidad y la esperanza de vida cuando los comparamos con personas con pesos normales. Diferentes estudios han demostrado que el exceso de peso es un factor de riesgo para desarrollar múltiples cardiopatías, así como una larga lista de problemas ajenos al aparato cardiovascular.

Los beneficios de alcanzar un peso adecuado

Además de los efectos beneficiosos a nivel psicológico y sobre el aparato osteomuscular, alcanzar un peso ideal se asocia a múltiples beneficios cardiovasculares. Por ejemplo, el control del exceso de peso elimina el 48% de la hipertensión en sujetos blancos y en el 28% de afroamericanos. También se asocia a un mejor control del metabolismo de los hidratos de carbono. Por otra parte, la reducción de peso se asocia a otra serie de beneficios cardiovasculares.

Conclusiones

El exceso de peso, tanto de forma directa como indirecta se asocia a un deterioro del aparato cardiovascular. Su control es capaz de revertir, al menos de forma parcial, este efecto deletéreo.

En Unidad Médica Angloamericana contamos con expertos cardiólogos dispuestos a ayudarte. No dudes en consultarnos.