¿Qué son las glándulas endocrinas?

Una glándula es un conjunto de células encargadas de la producción y secreción de una o varias sustancias. Las glándulas endocrinas lo que segregan son hormonas que se eliminan directamente en los capilares sanguíneos. Existen numerosos órganos endocrinos: hipófisis, tiroides, paratiroides, páncreas, suprarrenales, ovarios, testículos y hueso entre otros. Cada uno se encarga de la producción y secreción directa al torrente sanguíneo de una o varias hormonas específicas. Las hormonas por tanto son sustancias importantes que ejercen su acción a distancia, normalmente en múltiples órganos al mismo tiempo. Son responsables de mantener el equilibrio de constantes vitales como la frecuencia cardiaca y la tensión arterial así como la homeostasis hidroelectrolítica (fluidos, glucosa, sodio, potasio), el crecimiento, la lactancia y la función reproductora.

 

¿Dónde está la hipófisis y qué controla?

Existe una fina regulación de la producción, liberación y acción de estas hormonas en función de las necesidades del organismo. Así un mecanismo de retroalimentación negativo controlado por la hipófisis establece cuatro ejes hormonales fundamentales: el eje suprarrenal, tiroideo, gonadal y el crecimiento. La hipófisis o glándula pituitaria está localizada en el encéfalo, concretamente en un hueso del cráneo llamado esfenoides, en el interior de una región anatómica llamada silla turca. Recibe información del nivel de las hormonas de estos ejes a nivel periférico y regula su producción en todo momento inhibiéndola si detecta un exceso o estimulando si compensa un déficit. De ese modo la hipófisis regula el funcionamiento del  tiroides, la suprarrenal, los órganos sexuales y el crecimiento lineal del hueso aunque muchas otras glándulas del organismo no son reguladas por la hipófisis.

 

El tiroides

Sintetiza las hormonas tiroideas, comúnmente deficitarias en la población general, constituyendo el hipotiroidismo el trastorno por déficit hormonal más frecuente. En ausencia de hormona tiroidea se produce una importante astenia y enlentecimiento de las funciones vitales así como retención de glicosaminglicanos y elevación de colesterol.

 

La glándula suprarrenal

Produce multitud de hormonas, de las cuales el cortisol, controlado por la pituitaria, es imprescindible para la vida y responsable del mantenimiento de la tensión arterial y las reservas de glucosa y grasa.

 

Los órganos sexuales

Los ovarios y testículos son reguladores de la fertilidad a través de la producción de las hormonas sexuales. Los estrógenos y progestágenos permiten la fecundación, implantación y mantenimiento de la viabilidad embrionaria. Testosterona y estrógenos tiene además un efecto protector frente a la osteoporosis.

 

Crecimiento lineal del hueso

El hueso durante la edad de crecimiento se ve finamente regulado por la secreción de la somatotropina hipofisaria que va a inhibir su producción en caso de enfermedad grave o desnutrición.

 

La Lactancia

La mama produce leche en respuesta al nivel circulante de prolactina hipofisaria. En su ausencia la lactancia no es posible.

 

Otras glándulas como el páncreas o la paratiroides no están controladas por la hipófisis sino por otros procesos metabólicos como la nutrición, que estimulará la producción de insulina o como los niveles de vitamina D y la ingesta de calcio que modificarán la producción en las paratiroides de la parathormona cuyo exceso puede favorecer la osteoporosis.

 

En Unidad Médica Angloamericana contamos con expertos endocrinos y nutricionistas a su disposición. No dudes en consultarnos.

 

Dra. Amalia Paniagua Ruiz