Se conoce como otitis media a la inflamación del oído medio desencadenada con frecuencia, por virus o bacterias que pueden llegar al oído medio a través de la trompa de Eustaquio.

La duración de esta enfermedad y la presencia o no de síntomas agudos nos permiten diferenciarla la otitis media en: aguda, con exudado (serosa) o crónica, siendo la aguda la más común.

¿Qué es la otitis media aguda?

La otitis media aguda es una inflamación del oído medio, por un proceso inflamatorio general (alergia o un resfriado común) o infeccioso por un virus o una bacteria. Suele empezar entre los 3 meses y los 3 años porque las estructuras del oído medio son inmaduras, pero esta enfermedad puede aparecer en cualquier momento de la vida.

¿Qué Síntomas produce?

En el caso de las personas adultas, los principales síntomas son la presencia de dolor en el oído infectado y enrojecimiento en el tímpano. Además, muchas personas pueden sufrir una pérdida auditiva.

Los Lactantes suelen tener problemas para dormir, malestar y reducción del apetito. Además, muchos niños presentan también fiebre, náuseas, vómitos, diarrea, etc. En algunos casos, el tímpano puede llegar a romperse, observándose salida de pus por el oído (otorrea).

Por ello, lo más recomendable es que acudas a tu médico pediatra o bien otorrinolaringólogo en cualquiera de los siguientes casos:

  • Los síntomas duran más de un día.
  • El niño es menor de 6 meses.
  • El dolor es muy intenso y casi inaguantable.
  • El bebé no puede dormir o está molesto tras un resfriado o una infección respiratoria.
  • Se observa una secreción de líquido o pus en el oído.

¿Cómo prevenir la otitis media aguda?

La vacunación infantil contra el neumococo, Heamophilus influenzae tipo B (Hib) y contra la gripe, ayuda mucho a reducir la posibilidad de contraer la otitis media aguda.

Además, en el caso de los lactantes es recomendable que no duerman con el biberón, evitando así que el líquido vaya de la trompa de Eustaquio al oído medio. Es muy recomendable que no se fume cerca de los niños y, en ningún caso, en casa, para evitar convertir al niño en fumador pasivo lo que aumenta mucho el riesgo de padecer esta infección.

¿Cuál es el mejor tratamiento?

Los principales tratamientos para combatir la otitis media aguda son:

 

  • Analgésicos: los tratamientos orales, como los antiinflamatorios, suelen ser muy eficientes a la hora de combatir esta enfermedad. Su función consiste en aliviar los síntomas más rápido y reducir la posibilidad de que aparezcan secuelas intracraneales.
  • Antibióticos: para poder tomar antibióticos primero se debe desarrollar un buen seguimiento durante unas 48-72 horas. En el caso de no observar mejoría con los analgésicos podría tomar antibióticos, cuando el pediatra sospeche una infección de origen bacteriano por los síntomas y signos clínicos.
  • Miringotomía: este tratamiento se realiza solo en caso de abombamiento de la membrana timpánica, con dolor intenso y duradero, sin mejoría en semanas o infecciones de repetición muy frecuentes. Se debe monitorizar la audición, el tímpano y la membrana timpánica hasta que se confirme su normalización.