La psoriasis es la enfermedad crónica más común en la piel y suele aparecer y desaparecer a lo largo de toda la vida. 

La principal característica de este trastorno es que acelera el ciclo de vida de las células cutáneas y hace que se acumulen rápidamente en la superficie de la piel, formando escamas y manchas rojas que pueden derivar en picor y dolor.

 

Síntomas

Es cierto que los síntomas de la psoriasis suelen variar en función de la persona pero, los más frecuentes son:

    • Manchas rojas cubiertas de escamas gruesas y plateadas.
    • Puntos escamados, normalmente en los niños.
    • Piel seca y agrietada, pudiendo conllevar el sangrado.
    • Picor, ardor y dolor.
    • Uñas picadas, acanaladas y engrosadas.
    • Articulaciones inflamadas y rígidas.

 

Tipos de psoriasis

La psoriasis suele caracterizarse por surgir en la piel de los pacientes durante meses o semanas y luego, en la mayoría de los casos, disminuir o remitir completamente sus síntomas.

Esto varía en función del tipo de psoriasis que se tenga. Algunos de los tipos más conocidos son:

  • En placas: lesiones secas, elevadas y rojas en la piel cubiertas con escamas plateadas.
  • En uñas: las uñas se aflojan y se separan, pudiendo llegar a astillarse.
  • En gotas: suele afectar a niños y jóvenes. Se caracteriza por la descamación de la piel en forma de gotas.
  • Inversa: causa manchas lisas de piel roja e inflamada que empeoran con el sudor y la fricción.
  • Pustulosa: manchas extensas o en zonas pequeñas en las manos, pies y puntas de los dedos.
  • Eriodérmica: la menos frecuente. Se caracteriza por abarcar todo el cuerpo de una erupción roja.

Si piensas que puedes tener psoriasis, debes visitar a tu dermatólogo para que te examine y te ayude con el mejor tratamiento posible. 

 

¿Qué causa la psoriasis?

No se conoce la causa de esta enfermedad pero se piensa que está relacionada con un problema del sistema inmunitario con las células T y otros glóbulas blancos denominados “neutrófilos”.

En una persona sana estas células se encargan de combatir virus y bacterias; pero, en un paciente con psoriasis, atacan las células sanas por error.

 

Factores de riesgo

Cualquier persona puede contraer psoriasis, pero estos factores pueden contribuir a padecer esta enfermedad:

  • Antecedentes familiares: si uno de tus progenitores tiene esta enfermedad es más probable que tu la contraigas.
  • Estrés: este estado anímico afecta a tu sistema inmunitario.
  • Exceso de peso: la obesidad es un factor de riesgo de la psoriasis. 
  • Fumar: además de aumentar la posibilidad de contraer esta enfermedad, aumenta la gravedad de la misma.
  • Infección vírica o bacteriana: las personas con infecciones recurrentes, o con VIH, son más propensas a contraer psoriasis.

Tratamientos para la psoriasis

El tratamiento varía en función de cada paciente y del tipo de enfermedad que tenga. Los tratamientos más comunes para disminuir los síntomas son:

  • Sustancias tópicas: cremas, lociones, pomadas y limpiadores.
  • Fototerapia: normalmente, el sol es muy beneficiosos para estos pacientes, pudiendo llegar a tomar fotoquimioterapia por vía oral o inyectada.

 

Los tratamientos sistémicos son de sus tipos: clásicos ( metotrexate, retinoides, ciclosporina), que son orales, y biológicos (adalimumab, ustekinumab, secukinumab, ixekinumab, etc)