La rinitis no alérgica se diagnostica en base a los síntomas y al descartar otras causas, especialmente, alergias. Aunque no hay estudios específicos y definitivos para diagnosticar la rinitis no alérgica.

Es probable que el especialista de Unidad Médica llegue a la conclusión de que los síntomas se deban a una rinitis no alérgica si la persona presenta congestión nasal, le gotea la nariz, tiene goteo nasal posterior, y si se descartan alergias o un problema sinusal. En este artículo te explicaremos cómo se diagnostica y cómo tratarla.  

Diagnóstico

En la mayoría de los casos, la rinitis está causada por una reacción alérgica. La forma de saber que no está causada por alergias es hacerse las pruebas para alergia, que pueden implicar cutáneas o análisis de sangre. Si el médico sospecha que la causa de los síntomas puede ser un problema en los senos paranasales, se requiere hacer un examen con imágenes radiológicas.

Descartar la causa alérgica

Para descartar si la causa es alérgica, se punza la piel colocando encima una sustancia que puede producir alergia (alérgeno). Los más frecuentes son los pólenes. Si la persona es alérgica, es posible que aparezca una roncha sobre la piel, en el lugar de la prueba. Si no es alérgica a ninguna de las sustancias, su piel se verá normal.

Un análisis de sangre puede medir la respuesta del sistema inmunitario a los alérgenos comunes midiendo la cantidad de ciertos anticuerpos en el torrente sanguíneo.

Descartar problemas de los senos paranasales

Para descartar problemas de los senos paranasales, se hace un examen para mirar el interior de los conductos nasales de la persona. El médico pasará el endoscopio de fibra óptica por los orificios nasales y examinará los conductos nasales y los espacios donde drenan los senos paranasales.

Otro procedimiento son las técnicas radiológicas (Tomografía Axial Computarizada “TAC” o Resonancia Magnética “RM”) que produce imágenes más detalladas de los senos paranasales que las que se pueden ver en las radiografías convencionales.

Tratamiento de la rinitis no alérgica

sintomas de la rinitis

El tratamiento de la rinitis no alérgica depende de cuánto le moleste a la persona. Para los casos leves, el tratamiento puede ser casero para evitar los desencadenantes. Para los síntomas más graves, existen ciertos medicamentos que proporcionan alivio, como por ejemplo:

  • Aerosoles nasales salinos
  • Aerosoles nasales con corticoesteroides
  • Aerosoles nasales antihistamínicos
  • Aerosoles nasales anticolinérgicos antigoteo
  • Descongestivos
  • Los antihistamínicos orales de venta libre, no son tan efectivos para la rinitis no alérgica como para la rinitis alérgica.  

¿Puede haber complicaciones?

En ciertos casos, los procedimientos quirúrgicos pueden ser una opción para tratar las complicaciones que se presenten. Las complicaciones más frecuentes de rinitis son sinusitis y otitis, por bloqueo de los orificios de drenaje de las cavidades sinusales y del oído medio.

Causas

Es desconocida la causa específica de la rinitis no alérgica. Hay varias causas posibles, entre ellas, la hipersensibilidad de las terminaciones nerviosas en la nariz, similar al asma. Estas incluyen también:

  • Irritantes ambientales
  • Cambios climáticos
  • Alimentos y bebidas
  • Ciertos medicamentos
  • Algunas veces por consumo de sedantes, antidepresivos, anticonceptivos orales entre otros.
  • Uso excesivo de aerosoles nasales descongestivos
  • Cambios hormonales en la mujer
  • Dormir boca arriba, apnea del sueño y reflujo ácido

       

Factores de riesgo

Los factores de riesgo incluyen:

  • Exposición a sustancias irritantes
  • Tener más de 20 años
  • Uso prolongado de aerosoles o gotas nasales descongestionantes
  • Ser mujer
  • Exposición ocupacional a vapores o gases
  • Padecer determinados problemas de salud crónicos
  • El estrés

 

En Unidad Médica Angloamericana contamos con expertos alergólogos dispuestos a ayudarte. No dudes en consultarnos.

 

 

Dr. Ricardo Sanz Fernández, Especialista en Otorrinolaringología.