Dentro de la medicina podemos encontrar múltiples y variadas especialidades; entre ellas están las más conocidas como la ginecología o la traumatología, y otras más desconocidas como puede ser la medicina interinista.

A pesar de no ser muy conocida a niveles populares, la medicina interna es la encargada de atender aquellas enfermedades que afectan a diferentes órganos del cuerpo. Además, también se ocupa de las enfermedades sistémicas.

Eso sí, hay que diferenciar a un médico internista de un médico interno. Un interno es una persona que está cursando el MIR, mientras que un internista es un profesional de la medicina interna; es decir, que ya ha superado el MIR y se ha especializado en Medicina Interna. 

 

¿Qué es un médico internista?

Un médico internista es la persona encargada de atender a un paciente que no requiere una intervención quirúrgica. Es decir, tendríamos que acudir a él al menos una vez al año para realizar una revisión. 

Este especialista puede pasar consulta tanto en un centro hospitalario como en un centro de atención primaria.

Un médico internista reúne las funciones de varios especialistas; de esta manera, podemos evitar que un paciente solape varios tratamientos y estos sean perjudiciales para él.

Pero, si el enfermo tiene que ser intervenido quirúrgicamente, es importante que exista una buena coordinación entre los diferentes médicos para que así el paciente no sufra ningún tipo de percance. 

Algunas de las tareas más habituales de esta profesión son:

  • Atender a paciente para detectar posibles enfermedades comunes.
  • Recomendar hábitos de vida saludables específicos para cada paciente según su estilo de vida o edad. 
  • Ayudar y dirigir al enfermo cuando este acude a un centro hospitalario.

¿A qué se dedica un médico internista?

Estos médicos pueden intervenir en multitud de tratamientos. En términos generales, sus funciones son:

  • Tratamiento hospitalario de pacientes con diversas patologías: autoinmunes, metabólicas, sistemáticas, etc.
  • Consultas externas.
  • Atención integral a los pacientes que tienen riesgo vascular como puede ser hipertensión arterial o diabetes.
  • Asistencia a pacientes mayores con patologías similares: diabetes, insuficiencia cardiaca, etc.
  • Atención a pacientes con patologías infecciosas.
  • Estudios analíticos o radiológicos.
  • Seguimiento a pacientes con enfermedades sistemáticas.

Cómo ser médico internista en España

Para ser médico internista en España debes llevar a cabo varias pruebas. La primera, como es obvio, superar el grado de Medicina para, después, realizar y superar con éxito el examen MIR. Por último, debes especializarte en medicina interna.

 

¿Qué tienes que estudiar?

Como hemos mencionado, para ser médico internista en España tienes que pasar por diversas pruebas. El proceso exacto sería el siguiente:

  • Cursar el grado de Medicina: 6 cursos, una totalidad de 360 créditos. 
  • Superar el examen de Médico Interno Residente, más conocido como MIR.
  • Estudiar el Sistema de Formación Específica en Medicina Interna: 4 años.

¿Qué patologías trata la Medicina Interna?

Algunas de las patologías que trata la medicina interna son estas:

 

  • Neumología.
  • Cardiología.
  • Endocrinología y nutrición
  • Gastroenterología
  • Nefrología
  • Reumatología y enfermedades autoinmunes
  • Atención médica en procesos quirúrgicos
  • Cuidados paliativos
  • Urgencias y emergencias
  • Enfermedades infecciosas