La torcedura de tobillo es una lesión que normalmente sucede en niños y adolescentes, pero puede sucederle también a los adultos. La mayoría ocurren cuando las personas giran o cambian de dirección demasiado deprisa o cuando su pie se les tuerce hacia un lado.

No solo sucede al hacer mucho deporte; es posible hacerse un esguince al pisar mal o al tropezar en unas escaleras. Sin embargo, los traumatólogos en Madrid de Unidad Médica serán los especialistas que puedan arreglar esta situación.

Los esguinces de tobillo pueden ser de varios tipos: leves o graves, y suelen tratarse rápidamente, pero los tipos graves requieren un tiempo de reposo para curarse por completo. En este artículo te explicaremos en qué consisten los esguinces de tobillo, los distintos tipos que existen y cómo tratarlos.

¿Qué es un esguince o torcedura en el tobillo?

El esguince o torcedura de tobillo consiste en un desgarro leve o grave de uno o varios ligamentos del tobillo. Esos ligamentos que sujetan el tobillo se estiran demasiado o se desgarran.

Es probable que se puedan romper ligamentos, tanto de la parte externa como de la parte interna, pero el más frecuente y el que sucede en casi todos los casos es concretamente en los ligamentos laterales externos.

Tipos de torcedura de tobillo

  • Grado I: es el más leve, y en él los ligamentos se distienden ligeramente. Es decir, sólo presenta micro-roturas. El dolor es pequeño y pocas veces se presenta inflamación.
  • Grado II: este grado es moderado, los ligamentos se rompen parcialmente y la articulación del tobillo se nota demasiado laxa. Cuesta apoyar el pie y poner peso sobre él. El dolor es mayor y se presenta dificultad para caminar, existe inflamación.
  • Grado III: estos esguinces son los más graves debido a que se presenta una rotura completa del ligamento. Esto significa la rotura total de un ligamento del tobillo. Duele mucho, se hincha y en general no se puede apoyar el pie desde el principio. No se puede caminar, es probable que se aprecie un gran hematoma.   

¿Cómo tratar un esguince?

Te ofrecemos varios tips a tener en cuenta siempre que se presente un esguince de tobillo:

  1. Es de suma importancia dar tratamiento en los primeros dos o tres días desde la torcedura, ya sea un esguince leve, moderado o grave.
  2. No dejar de mover el tobillo. Si el esguince no viene acompañado de una fractura, lo mejor es moverlo. En caso de no moverse, lo que produce es la atrofia de los músculos y pérdida de propiocepción (uno de los sentidos más importantes, que permite ubicar el cuerpo en el espacio).
  3. Aplica un vendaje funcional para caminar lo antes posible. Es un vendaje que puedes aplicar en el tobillo y restringe el movimiento ocasionado por el esguince. Además, permite que se realicen con libertad los demás movimientos.
  4. Si crees que se ha producido un esguince de tobillo deberá aplicar frío en el tobillo, tomar un antiinflamatorio, elevar el pie y consultar con el especialista.

 

En Unidad Médica Angloamericana contamos con especialistas en traumatología dispuestos a ayudarte. No dudes en consultarnos.