Es muy probable que hayamos conocido algún caso de gastroenteritis en nuestro entorno, quizás nosotros mismos hemos sufrido algún episodio. Pero ¿sabemos realmente de qué se trata? ,¿sabemos tratar la gastroenteritis cuando se presenta?

Una gastroenteritis es un término genérico que se usa cuando se sospecha la inflamación del intestino delgado, generalmente por causa infecciosa. Es la primera o segunda causa de muerte en países en vías de desarrollo, afectando más a los niños, normalmente por deshidratación. En los países desarrollados el número de casos también es muy elevado. Se estima que puede haber una incidencia de hasta una gastroenteritis al año por persona. Sin embargo, es difícil de saber ya que en muchos casos los síntomas son tan leves que el paciente no acude al médico y, por tanto, no quedan reportadas.

Este síndrome va acompañada de diversos síntomas:

  • Diarreas
  • Vómitos
  • Dolores abdominales, pueden presentarse también calambres
  • Dolores de cabeza
  • Dolores musculares
  • Fiebre, en algunos casos, pero no suele ser muy elevada

Es una afección más frecuente en niños que en adultos. Suele tener una duración limitada a 3-5 días (hablamos entonces de gastroenteritis aguda). Sin embargo, en algún caso el proceso se prolonga incluso hasta 10 días.

 

¿Por qué se produce la gastroenteritis?

La gastroenteritis se produce por la alteración de la función normal del intestino, se modifica entonces el proceso de absorción de agua y sales minerales desde la luz intestinal produciéndose diarrea. Los agentes causantes (gérmenes o toxinas) interaccionan con la mucosa del intestino y hacen que se aumente la eliminación de agua y de electrolitos por las heces, con la consiguiente aparición de diarrea.

Los posibles causantes de esta alteración son diversos, los más frecuentes son virus (norovirus, rotavirus, astrovirus, adenovirus) o bacterias (Salmonella, Campylobacter, Escherichia). Se ingieren con el agua o alimentos contaminados o por transmisión de persona a persona por la llamada vía fecal-oral.

Los síntomas producidos son ligeramente diferentes: en caso de gastroenteritis víricas se producen heces acuosas y rara vez con sangre o moco, a diferencia de las gastroenteritis bacterianas. El norovirus es la causa más frecuente de gastroenteritis en adultos en los países desarrollados, mientras que en niños, el más frecuente es el rotavirus. Cuando se trata de gastroenteritis bacterianas, las bacterias invaden directamente la pared del intestino o producen toxinas que causan inflamación y, ocasionalmente, aparición de ulceras o exudación de moco, sangre o pus.

¿Cuáles son las complicaciones de la gastroenteritis?

gastroenterologia consulta

Sea cual fuere la causa de la gastroenteritis, son complicaciones comunes la deshidratación, que puede provocar debilidad, sequedad de mucosas y poca micción y la hipopotasemia (baja concentración de potasio en sangre), origen de debilidad muscular y calambres.

¿Qué hacer? ¿Cómo tratar la gastroenteritis?

El tratamiento va orientado a restaurar la hidratación y el correcto funcionamiento intestinal.

  • Para combatir la deshidratación es necesario utilizar soluciones de rehidratación oral, que son bebidas con alto contenido en azúcares y sales minerales. Estos preparados, aunque pueden elaborarse de modo casero, se encuentran de venta en farmacias. Es importante que la rehidratación se acompañe de sales minerales, de lo contrario, con bebidas como agua sola se podría llegar a estados de hiponatremia (baja concentración de sodio en sangre). Se recomienda tomar la solución de rehidratación oral con frecuencia y en pocas cantidades para prevenir vómitos.
  • La alimentación también es importante: deben evitarse los alimentos muy ricos en azúcares refinados o muy grasos.
  • En caso de que dure más de 3-5 días y no este cesando, se recomienda ser visto por un médico para evaluar el caso y comenzar algún estudio básico, como la toma de una analítica o un estudio de heces. También, se podrá pautar tratamiento sintomático en muchos casos. Se valorará si precisa un tratamiento antibiótico, aunque hoy día se limita a casos muy concretos.

Solicitar una consulta

¿Se puede evitar la gastroenteritis?

Se trata de una enfermedad potencialmente contagiosa que se transmite por contacto directo con una persona afectada o compartiendo vasos, cubiertos, platos, a través del agua o por medio de alimentos contaminados. Es posible evitar su aparición con algunas simples medidas de prevención. El lavado de manos frecuente y a conciencia resulta muy eficaz. Hay que reforzar las medidas de higiene mientras dure el episodio de gastroenteritis. En cuanto a la vacunación, existen dos vacunas para el rotavirus, para bebés entre 6 y 12 semanas, aunque no están financiadas por la sanidad pública y que debe prescribir el médico.

En conclusión, suele ser una enfermedad aguda que se supera en pocos días, sin embargo, para tratar la gastroenteritis se debe restablecer la hidratación con sales minerales e incidir en las medidas higiénicas de prevención. En caso de aparición de complicaciones, consultar siempre con el especialista en enfermedades digestivas o el pediatra.