Cuando afrontamos principalmente el periodo invernal, las bajas temperaturas y la humedad, entre otros factores, favorecen la multiplicación de numerosos virus (principalmente Rinovirus) que pueden implantarse en nuestra nariz, boca, garganta o los pulmones, causando los síntomas catarrales típicos: moqueo acuoso, tos, dolor de garganta y congestión en el pecho, entre otros, si bien, los climas fríos o el haber estado expuesto a aire frío, no son causa por sí mismos de los catarros. De media, un adulto, puede padecer unos 2-3 episodios catarrales al año, cifra que puede ir hasta los 8-12 en el caso de los niños, por lo que nos conviene saber cómo curar el catarro lo antes posible.

La mayoría de los adultos que sufren un cuadro catarral, lo superan sin mayores consecuencias que unos días de incómodos síntomas pero, a veces, es difícil saber cuándo sería necesario recibir ayuda médica para curar el catarro, especialmente en el caso de los niños.

En este punto surgen preguntas:

 

¿Cómo me puedo haber contagiado? o ¿cómo puedo curar el catarro?

La causa mas frecuente de contagio es haber estado en contacto directo con secreciones nasales, a través de las manos, de una persona acatarrada, siendo otras causas de contagio posibles, el entrar en contacto con superficies contaminadas o la inhalación de partículas virales provenientes de la tos, de los estornudos o de la respiración, de una persona acatarrada.

Sí, pero, ¿tengo catarro o gripe? Muchas personas confunden los catarros simples con episodios gripales, cosa que es debida a que, en muchos casos, los síntomas de ambos son similares. Para poder diferenciar ambos procesos, en el siguiente cuadro podemos ver algunos de los síntomas más frecuentes y su relación con ambas entidades.

 

Fiebre: Infrecuente

Dolor de Cabeza: Infrecuente

Dolores de cuerpo y articulares: Poco intensos

Debilidad muscular: Ocasional

Sensación de cansancio extremo: Casi nunca

Congestión Nasal: En muchos casos

Estornudos: Frecuentes

Dolor de Garganta: En muchos casos

Tos y congestión de pecho: Escasa o moderada. Tos seca

Fiebre: Casi siempre. Alta (38º-39ºC) Dura unos 3-4 días

Dolor de Cabeza: Frecuente

Dolores de cuerpo y articulares: Moderados Ocasionalmente intensos

Debilidad muscular: Frecuente. Puede durar hasta 2-3 semanas.

Sensación de cansancio extremo: Frecuente. Sobre todo al inicio del cuadro

Congestión Nasal: Ocasional

Estornudos: Ocasionales

Dolor de Garganta: Ocasional

Tos y congestión de pecho: Frecuente. Puede hacerse muy intensa

 

Los síntomas catarrales suelen desaparecer rápido (3-7 días, hasta 10 en niños) aunque alguno de ellos, como la tos, puede aparecer después de los otros síntomas, sobre todo cuando la congestión y el moqueo están mejorando. Los síntomas residuales pueden, en ocasiones, durar hasta 2 semanas.

¿Cuándo debo de recibir atención médica para curar el catarro?

En la mayoría de los casos no es necesaria. Se debe de considerar en casos de fiebre superior a 38ºC, en personas con enfermedades respiratorias previas, en cuadros de tos prolongada (sobre todo en mayores de 65 años), en casos de dolor de pecho, de dificultad para respirar o si se observa sangre en las secreciones al toser. En los niños es fundamental observar el estado general, si rechaza el alimento o la bebida, en menores de 4 meses, en casos de tos o congestión nasal que no mejoran o incluso empeoran,  si los ojos están rojos o con legañas o, si presentan queja de dolor de oído.

Algunos de los virus que causan los catarros pueden producir una bajada en la defensa inmune del organismo o causar debilidad en la barrera protectora de la nariz y de las vías respiratorias, lo que puede favorecer infecciones bacterianas y virales sobreañadidas, causando complicaciones como infecciones en los senos faciales (sinusitis), infecciones de las vías respiratorias inferiores (bronquitis o neumonía) o infecciones de los oídos. Si sospecha alguna de ellas, también debería solicitar ayuda médica.

SOLICITA AYUDA MÉDICA

 

¿Cuál es el tratamiento para curar el catarro?

Como tal, no existe un tratamiento específico para curar los catarros pero, sí que podemos ayudar a mejorar los síntomas más molestos, como el malestar general o la congestión nasal, que, si bien no reducen la duración del episodio, lo hacen más llevadero. En el caso de que existan otras complicaciones, será su médico el que le indique el tratamiento adecuado y personalizado para las mismas.

Por último, pero no menos importante, ¿qué puedo hacer para no acatarrarme?

La principal medida protectora es el lavado de manos con agua y jabón o el uso de soluciones desinfectantes hidroalcohólicas. Los gérmenes que causan los catarros pueden sobrevivir en las superficies hasta 2 horas, además, nunca podemos saber cuándo estamos tocando una superficie contaminada, por lo que es muy importante lavarse las manos a menudo, especialmente después de toser, estornudar o sonarse la nariz, así como, antes de preparar alimentos o comer.

 

Carlos Reverte Asuero, Médico de Familia.